Como viene ocurriendo en los últimos años el presupuesto del Ministerio de Defensa para 2015 ha sido minusvalorado con respecto a las necesidades y compromisos reales de gasto. Así, cuándo se afirma que Defensa aumenta un 1,1% su presupuesto se está engañando, tanto al Parlamento como a la opinión pública, pues se sabe que el gasto final en algunas partidas será enormemente superior al consignado. Esto ocurre en dos gastos concretos, el destinado a cubrir la factura de los Programas Especiales de Armamento (PEAS) y las misiones militares en el exterior. Respecto a la partida sobre las operaciones militares más allá de las fronteras españolas, se consignan todos los años 14,3 millones, cuándo año tras año se produce un gasto cercano a los 800 millones que son aportados desde un Fondo de Contingencias. En lo referente a los PEAS, como en años anteriores, se ha vuelto a presupuestar 6,8 millones, cuándo en los últimos tres últimos años se han aprobado créditos extraordinarios para hacer frente a los pagos de: 1.782,77 millones en 2012; 879,48 en 2013; y 883,65 en 2014. Para el próximo año 2015, y de acuerdo con la programación de pago de los PEAS se tendrán que abonar alrededor de 1.000 millones. Entonces, ¿Por qué se presupuestan tan solo 6,8 millones? Sin duda se trata de un fraude.

Rebelion. Los engaños del presupuesto de defensa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation