«Desapareció la multicopista de la Ikastola; desparece y se les ocurrió dar el parte a la Guardia Civil, pero casualmente me enteré yo cómo en un caserío habían encontrado una multicopista y va y es la nuestra; si damos el parte a la GC ¿qué puede pasar? ¿La cogemos nosotros, la llevamos a la Ikastola? A la mañana damos parte de que ha aparecido…»

«Lo más duro para mi fue el tratamiento que tenían los jóvenes, la comedura de coco que había en los institutos; los grupos sociales se agrupaban en torno a esta ideología y el que no era de esa ideología se quedaba absolutamente marginado; no había libertad de expresión; vivir eso como madre para mi fue muy duro…»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation