otegi.jpg

 

 

 

Arnaldo Otegi

Ésta es su primera entrevista para un medio nacional desde que salió de prisión hace tres meses. Transcurrido ya un año y medio desde el final del proceso de negociación, Arnaldo Otegi subraya la necesidad de articular una estrategia que supere el actual bloqueo y posibilite saltar el muro contra el que se han estrellado históricamente las reivindicaciones vascas. Y remarca que sólo la izquierda abertzale tiene capacidad de mover el escenario político y crear un proyecto ilusionante.

Iñaki IRIONDO-Ramón SOLA

Arnaldo Otegi, interlocutor de la izquierda abertzale con el Estado español, aborda la necesidad de que la izquierda abertzale en particular y los independentistas vascos en general articulen una estrategia eficaz que permita superar el muro contra el que se han estrellado todos los procesos anteriores: la imposibilidad de dar el salto desde el escenario actual, desgastado pero vigente, a otro democrático. Para ello sostiene que es necesario articular un bloque independentista a la izquierda del PNV que modifique la correlación de fuerzas en el espacio abertzale.

Hubo muchas especulaciones cuando salió de la cárcel y después usted ha mantenido varios meses de silencio. ¿Qué ha hecho durante este tiempo?

Fundamentalmente, hablar con la gente y escuchar. Lo tenía pensado durante la estancia en la cárcel. Teniendo en cuenta la situación de bloqueo existente y viniendo como veníamos de un proceso de negociación con el Estado, había pensado dedicar tres meses a hablar con el máximo número de gente posible para hacerme una radiografía de la situación, de cómo estaba la izquierda abertzale y otros sectores sociales. Esto te permite intuir dónde está el carril central mayoritario de la gente.

¿Y cuál es la radiografía que ha obtenido?

Por un lado, hay una sensación muy grande de bloqueo, con una situación terrible en términos represivos. También he percibido indicadores de frustración y escepticismo ante una situación en la que el movimiento abertzale parece estar gripado políticamente. Pero al mismo tiempo he observado que muchos sectores populares están esperando a la izquierda abertzale, porque consideran que sólo ella -aunque no en solitario- tiene capacidad para mover el escenario político y esperan que retomemos la iniciativa para sumarse a un proyecto político ilusionante. Y son sectores muy amplios del país.

Pero, ¿está la izquierda abertzale en condiciones de plantear esa alternativa?

Aceptando que todos hemos cometido errores, hay un dato a destacar: ha fracasado la operación política que el Estado diseñó hace treinta años para asimilar al pueblo, troceando el país y negándole la soberanía, e intentando aniquilar a la izquierda independentista. Los instrumentos que se diseñaron para la asimilación del pueblo vasco, como el Estatuto y el Amejoramiento, están desactivados en gran medida gracias a nuestra lucha. Y ésta es una constatación que podemos hacer en términos nacionales, porque es en el conjunto de Euskal Herria en el que se da un cuestionamiento de los marcos vigentes. Hoy nadie piensa que el futuro de este país se va a construir sobre los cimientos puestos hace treinta años. Ésa es la victoria importante de la izquierda abertzale, que ahora hay que saber vehiculizar adecuadamente. Se constata que hay una mayoría popular, una mayoría sindical, una mayoría política que hoy podría estar configurando una alternativa a los marcos diseñados, y es responsabilidad de la izquierda abertzale construir una estrategia eficaz que permita pasar de la actual situación de negación e imposición a un escenario democrático.

¿Cuáles son esas condiciones para el cambio que dice que existen?

La primera y la gran victoria es que hemos hecho fracasar los instrumentos diseñados hace treinta años para asimilar al pueblo vasco y a la izquierda abertzale. La segunda condición es que la mayoría popular y social del país ha asumido que la alternativa democrática, en lo relativo al Estado español, pasa por cuatro territorios y derecho a decidir libre y democráticamente nuestro futuro. Y la tercera condición favorable es que existe un contexto europeo que avala a quienes queremos crear un Estado vasco. Ahí está el ejemplo de esta semana de Groenlandia, al que se puede sumar el de Escocia. Lo fundamental, sin embargo, no es acertar en este diagnóstico, que puede ser ampliamente compartido, sino cómo somos capaces de impulsar una estrategia para el cambio político en Euskal Herria, cómo somos capaces de poner en marcha un proceso que habilite una negociación con el Estado que nos conduzca a un estadio democrático donde desarrollar la opción independentista y socialista en nuestro pueblo.

Hablaba de crear condiciones para una negociación con el Estado. ¿Cree que existe conciencia exacta de hasta dónde se llegó en el último proceso, por ejemplo, de cuál fue la implicación internacional?

No existe esa conciencia, porque hemos sido extremadamente discretos en los datos que hemos ido facilitando. Quienes pudimos vivir en primera persona esa experiencia lo que sí podemos trasladar es que hubo una implicación internacional al más alto nivel y que en el centro de Europa nosotros abordamos un debate en términos políticos que recogía la cuestión territorial y el derecho a decidir libre y democráticamente nuestro futuro, y que nuestra posición fue entendida como razonable por buena parte de los observadores internacionales. Y a día de hoy considero que existe por parte de esos agentes la misma predisposición que hubo entonces para colaborar en la creación de un nuevo proceso de negociación.

Ese parece un dato importante.

Lo es, porque creo que la izquierda independentista tiene que jugar fundamentalmente en tres escenarios. El primero es vertebrar una alternativa política a la izquierda del PNV que lidere el cambio político desde posiciones independentistas. El segundo es el terreno de la confrontación con los estados, que debe combinar una estrategia de negociación y acuerdo para resolver en términos democráticos el conflicto político con el impulso de una acumulación de fuerzas independentistas y progresistas. Y el tercer escenario es el europeo. El proceso permitió instalar el debate sobre el problema vasco en Europa y la comunidad internacional en general, y a día de hoy se puede decir que, en Europa, mediante la construcción democrática de mayorías amplias en torno a la independencia, es posible acceder a la creación de un Estado.

Además de la implicación internacional, ¿se puede salvar algo más del último proceso para utilizarlo en el futuro?

Tanto en Loiola como en la última etapa del proceso se avanzó en términos políticos, aunque eso no quiere decir que se alcanzara un punto satisfactorio en las negociaciones. Pero se avanzó de manera significativa en algunos puntos, aunque no en otros. Y cualquier intento que pase por reeditar un proceso de negociación con el Estado tiene que tener anclajes sólidos. El primer anclaje tiene que ser el indispensable protagonismo del conjunto de la sociedad vasca como auténtico garante del desarrollo del proceso negociador. En segundo lugar, el fortalecimiento del independentismo en este país, la construcción de un bloque popular independentista que articule, en solitario o junto con otros, a esa mayoría que quiere el cambio y a ese sector popular que quiere construir un Estado desde la izquierda. Es decir, ésta es una oferta al pueblo abertzale de izquierdas. Este bloque deberá, además, hacer frente a la represión del Estado. Aquí conviene recordar que las recetas represivas ni van a alterar nuestra posición política ni van a destruir a la izquierda independentista. En tercer lugar, una tarea fundamental es lograr la implicación de la comunidad internacional. Y, por último, hay que recuperar los contenidos políticos y el listón que se dejó en la última etapa negociadora para, a partir de ahí, intentar reconstruirla.

Habla una y otra vez de un bloque independentista. ¿Cómo se construye y con quién?

Antes que nada, haría una apelación a la confianza en nuestras propias fuerzas. La izquierda independentista tiene una base sólida en este país y un recorrido histórico con muchos años de sacrificio, de militancia, de honradez política y revolucionaria, con buenas dosis de gestión institucional. A partir de ahí, los independentistas tenemos la necesidad de liderar es- te momento histórico, lo que pasa por construir una alternativa al PNV.

¿No ve al PNV en un bloque independentista?

No. Pero es el PNV el que se autoexcluye tanto en modelo político como en posición social. Este partido tiene perfecto dere- cho a hacer la política que diseñe y decida. Pero lo que se ha comprobado es que este PNV, y este EBB, hace una apuesta por acomodarse al modelo de Estado español negando las vías para construir un Estado para los vascos. Ésa es su apuesta. Y por ello, creo que tenemos que liberarnos incluso de cierto complejo sicológico que tenemos con el PNV. No podemos gastar ni un esfuerzo más en convertir al PNV en lo que no es. El PNV tiene hipotecas políticas, económicas e institucionales con respecto al Estado español y ése es el PNV que existe. Nos corresponde a los independentistas, a todos los que queremos construir un estado en este país, liderar ese proceso sin esperar a nadie, haciendo una oferta a lo que denominaríamos pueblo abertzale de izquierda. Tanto del análisis de los datos electorales como de las muchas conversaciones mantenidas con sectores que no son sólo de la izquierda abertzale, sino del movimiento sindical o del asociativo, se ve que existe una corriente popular y social que quiere que alguien construya una alternativa al PNV desde el independentismo y desde la izquierda, y están esperando que lo haga la izquierda abertzale. Otra cosa es cómo abordamos la política de alianzas para otro tipo de planteamientos que en un momento puedan ser operativas desde el punto de vista político, electoral o institucional. Pero lo primero que tiene que hacer la izquierda abertzale es tomar conciencia de que nos toca liderar, probablemente junto a otros, la estrategia para recuperar la soberanía vasca y abrir el camino a la construcción del Estado vasco. Lo tenemos que hacer, y cuanto más tardemos, más tiempo perdido. Hay condiciones y tenemos que tener ambición de ganar.

Pero cuando algunos de esos sectores se acercan a la izquierda abertzale, la primera barrera que ponen es la de la lucha armada. Ahí está el caso de ELA, de EA…

Parece que nos movemos en círculo. Ésa es una evidencia. Pero todos tenemos que huir de las recetas fáciles. Porque no es cierto que el cese ni tampoco la persistencia de la lucha armada resuelvan todos los problemas. Y tampoco es solución hablar de un polo soberanista que nadie define, que nadie concreta y al que nadie dota de un programa. Hay que hacer las cosas bien, con tiento y con solidez. ¿De qué se trata? De construir una estrategia eficaz para, primero, lograr un escenario democrático, desde el reconocimiento nacional y respeto a la voluntad popular vasca, para luego avanzar hacia la creación del Estado vasco. Ése es el debate que hay que abordar, y abordarlo en su integridad. No se trata de hacer las cosas de forma parcial: tú tienes que hacer esto y el otro tiene que hacer lo otro. Todos tenemos que construir ese bloque que demanda una buena parte del país. Y hay que hacerlo con perspectiva de momento histórico y con ambición de ganar, no como un señuelo que trata de rentabilizar electoralmente la situación de apartheid que sufre la izquierda abertzale.

¿Lo que se plantea es otro Lizarra-Garazi?

Hay que ser cuidadoso a la hora de poner etiquetas. Yo hablaría de la necesidad de articular y acumular fuerzas en torno al proyecto independentista con otros sectores políticos, sindicales y sociales. Pero no se puede plantear el modelo de Lizarra entendido, como en 1998, como un modelo de negociación. En la antesala de un nuevo ciclo, con reubicaciones de carácter estratégico de todos los agentes políticos, hay que acumular fuerzas tanto en el reconocimiento nacional y el derecho de autodeterminación como en torno al modelo estratégico independentista. Es decir, acumulación sobre el derecho a decidir, pero también sobre cuál es la referencia estratégica en modelo político y social.

En el futuro más inmediato, en marzo, hay unas elecciones autonómicas en la CAV. ¿Cómo se las plantea la izquierda abertzale?

Quiero resaltar una idea muy importante. Herri Batasuna, desde su fundación, nace con el objetivo de la lucha institucional y la lucha de masas. El Estado, en un momento, intentó que nuestra presencia en las instituciones se convirtiera en un anzuelo para asimilarnos, como hizo con EE u otros sectores. Treinta años después, lo que el Estado hace es intentar dejarnos fuera de las instituciones. Habría que preguntarse por qué. Pues porque hemos planteado una presencia, una lucha institucional y una gestión que consolidan en el país una alternativa política integral. Por eso nos quieren fuera. Y yo creo que la izquierda abertzale tiene que estar en las elecciones, tiene que estar en las instituciones, tiene que estar en la lucha de masas aunque en este momento coyuntural razones de Estado van a tratar de impedir que podamos estar de manera legal en las elecciones y después en el Parlamento de Gasteiz, como ya lo han hecho en el Parlamento de Nafarroa y en multitud de ayuntamientos. Pero la izquierda abertzale tiene que hacer un esfuerzo por estar en las elecciones y estar en las instituciones. Insisto, la vocación de la izquierda abertzale es estar en las elecciones y trabajar en las instituciones de este país, porque nacimos para eso, complementando la lucha popular y trasladando las reivindicaciones de los trabajadores vascos.

¿Está el Estado español en una situación de fuerza?

El Estado tiene mecanismos de coacción y de represión que se ven y sufren todos los días. Ha demostrado a lo largo de los siglos su capacidad de ser implacable y cruel. Pero está bastante más débil políticamente frente a las demandas democráticas del pueblo vasco. Primero, porque la estrategia diseñada hace treinta años para asimilar al pueblo vasco y liquidar a la izquierda abertzale ha fracasado. Sigue teniendo un problema con el pueblo vasco, que mayoritariamente quiere articularse en términos democráticos. Ahí reside su debilidad. El Estado no ha conseguido que la mayoría popular vasca acepte con naturalidad seguir siendo española o haya renunciado a la construcción nacional. Ése es nuestro gran activo, el más importante. En ese campo está débil, pero eso no quiere decir que no sea capaz de la mayor crueldad. El Estado está estratégicamente más débil que hace treinta años, pero el problema es que, aunque hayamos ganado terreno, la situación sigue bloqueada.

¿Y cuál puede ser la clave para el desbloqueo?

Hay que ver cómo alteramos la correlación de fuerzas y cómo la situamos en la confrontación con el Estado. Porque es cierto que hemos desgastado sus instrumentos, que hay una mayoría favorable al cambio, pero cada vez que intentamos pasar de este escenario al escenario democrático nos encontramos con el mismo muro. Y lo que hay que analizar es que quizá nosotros también fallemos ahí. Hemos podido resistir, desgastar sus instrumentos, pero no acertamos a dar el salto. Estamos en un tránsito entre escenarios y, en este momento, al único que le interesa alargar ese tránsito, el que está apostando por mantener esta situación, es al Estado. Porque considera que mientras alargue ese escenario, evidentemente, no se llega al nuevo y, además, gestiona mejor la situación.

¿Qué debería hacer la izquierda abertzale para acelerar el cambio de escenario?

Tiene que retomar la iniciativa política. Hay sectores sociales y populares que comparten el diagnóstico y la alternativa con la izquierda abertzale, y nuestro reto es articularlos y dotarles de una estrategia eficaz que permita construir primero un escenario democrático y abordar después un proceso de articulación territorial y soberanía que nos lleve hasta el Estado Vasco Socialista. Hay que saber hacerlo con tranquilidad. Tenemos que acertar en cómo construimos desde la actual situación el nuevo escenario, y ahí es donde la izquierda abertzale tiene que hacer una profunda reflexión.

Retomar la iniciativa política no parece fácil. Todos cuantos con usted estaban en la Mesa Nacional están en la cárcel…

A mí se me ha etiquetado siempre como alguien muy optimista, pero los datos para el optimismo los extraigo del análisis político. Nosotros hemos nacido del pueblo y para servir al pueblo, y no hay más garantía de liberación nacional que el pueblo, que organizar los sectores populares a niveles mayoritarios. Ésa es nuestra garantía, nuestro colchón y nuestra red. Tenemos que jugar ahí. Junto a esto está la realidad de que ahora tenemos el mayor número de presas y presos políticos que ha habido en la historia, por encima de los 750. Esos presos son, en primer lugar, personas. Es algo que hay que subrayar: los encarcelados y las encarceladas son, en primer lugar, personas y, en segundo lugar, militantes políticos. Y están haciendo un sacrificio enorme por este pueblo. Lo dije en mi acto de bienvenida en Elgoibar y lo repito ahora: su liberación es un deber ético, político y humano que tiene la izquierda abertzale.

¿Cómo puede hacer eso la izquierda abertzale?

En primer lugar, luchando por un cambio político y participando en las dinámicas de movilización de masas a favor de los represaliados. En segundo lugar, trabajando para que esas dinámicas acumulen el máximo de sectores políticos, sociales y sindicales. Y en tercer lugar, enmarcando su liberación en un proceso de negociación y acuerdo con los estados.

¿Qué opciones reales hay de recuperar un proceso negociador y qué voluntad puede tener el Estado para ello?

Hay que huir de la cuestión de las voluntades. El Estado no tiene, en principio, voluntad de hacer concesiones en su soberanía. Hay que partir de esa base. Ellos tienen su estado organizado y nosotros no tenemos estado. Ningún estado entra en un proceso de negociación por voluntad. Entra a veces por necesidad y a veces por intereses de distinto tipo. Y su voluntad, como es lógico, será cerrar un acuerdo cediendo lo mínimo posible. La cuestión fundamental en este tránsito entre ciclos, tras el agotamiento del marco jurídico impuesto a Euskal Herria, es la fuerza y convicción para incidir en los cambios políticos que pueda articular la sociedad vasca. Y ésta es la responsabilidad de la izquierda abertzale.

Entonces, ¿sobre qué base se puede plantear una negociación con el Estado?

Sobre la base que abandonamos en la última etapa negociadora y profundizando en ella para dar una solución democrática al conflicto. Pero yo no le pongo fecha, ni mañana ni pasado, aunque, desde mi punto de vista, cuanto antes, mejor para todo el mundo. La fuerza de la izquierda abertzale es ir a esa mesa defendiendo una posición política democrática que es mayoritaria en Euskal Herria. Eso es esencial, ésa es mi fuerza, no tengo otra. En segundo lugar está el contexto europeo, ahí están los ejemplos de Groenlandia y Escocia, que van en la dirección de la solución que planteamos. Y en tercer lugar creo que si antes, durante y después de ese proceso sabemos articular un gran movimiento popular que lidere a los sectores independentistas, nos iremos fortaleciendo durante el proceso. Sabiendo, eso sí, que no hay proceso sin contradicciones y que no hay procesos rápidos o procesos-milagro. Un proceso de negociación no es que uno se sienta en la mesa a firmar lo que otro plantea, sino que un proceso de negociación intenta resolver los problemas. Dicho esto, también creo que al Estado español le falta cultura democrática para afrontar un proceso de esas características. Más importante que desactivar su estrategia represiva sería aún que explique al pueblo español que, independientemente de la lucha armada, o el terrorismo como dirían ellos, hay un problema político que debe resolverse en términos políticos a través de mecanismos de diálogo y negociación. Ésa es la terapia para acuerdos democráticos que garanticen escenarios de paz y soluciones estables.

 

 14/12/08  Alberto Surio

 

Jesús Eguiguren (Aizarna, 1954) empieza a asociar los días de lluvia a cierta imagen trágica de Euskadi. Su deseo es ver el sol «y que el cambio político sea posible en primavera», añade. Y que la estrategia contra ETA «deje de ser una carrera a ver quién es el más duro».

-La izquierda abertzale también parece que está deseando que el PNV pase a la oposición.

-Pues hasta ahora siempre que ha habido esa posibilidad han apoyado al PNV. Si tenemos un lehendakari socialista va a ser sin su apoyo.

-¿Cree que esa izquierda abertzale se presentará a las elecciones?

-Supongo que presentarán alguna lista que no será legal, y luego harán victimismo y defenderán la abstención. Pero en el caso de que estuvieran en el Parlamento lo que no haremos nunca es lo que ha hecho Ibarretxe en las dos últimas legislaturas: Patxi no saldrá elegido con su apoyo.

-¿Y la insistencia del PP en pedir la disolución de los ayuntamientos gobernados por ANV?

-No se puede estar todo el día como en una carrera a ver quién es el más duro, el más firme, quién hace más daño al Gobierno… Ya es hora en este país de hacer las cosas con una cierta calma y tranquilidad. Disolver ahora los ayuntamientos de ANV no sé si será legalmente posible pero es de una trascendencia en un estado democrático tan grande que primero habrá que hablar con todos los partidos, con el PNV, EA y Aralar incluidos. Estas decisiones deben partir de un gran acuerdo democrático. El PP utiliza esto como pura propaganda. Debe asumir que el consenso hay que buscarlo en el País Vasco, no sólo en Madrid.

-¿Cree que Ibarretxe ha encerrado en un cajón el discurso por el derecho a decidir?

-Es que no lo puede encerrar porque lo tiene en la cabeza.

-Pues el PNV se está ‘centrando’ en la actual coyuntura de crisis…

-Porque vienen las elecciones autonómicas.

-¿Qué piensa de la propuesta de Urkullu de aplicar la fórmula del Concierto Económico a un nuevo pacto político con el Estado?

-Como fórmula intelectual o jurídica me parece que lo que hay detrás es un retorno a un cierto autonomismo, pero está bastante mal planteado porque Concierto Económico sin democracia política no es nada. El Concierto en el terreno político es el Estatuto, que se podrá reformar o actualizar. Al fin y al cabo el Concierto también existió con Franco.

-¿Cabe incorporar el derecho a decidir en una futura reforma estatutaria?

-Nosotros no vamos a admitir nunca doctrinalmente el derecho de autodeterminación, pero si hay consenso político estamos dispuestos a incorporar la posibilidad de una consulta legal en aquellas competencias que nos correspondan en una reforma del Estatuto, tal como lo han hecho los catalanes y los andaluces, así como la introducción del mecanismo de los derechos históricos.

-¿Sigue pensando que es posible explorar esa vía de los derechos históricos?

-Sí, siempre y cuando se contemplen en el marco estatutario.

-Tantos años en la brecha y dando vueltas a los mismos problemas. ¿No le desanima?

-Eso puede producirse sólo cuando estás bajo de moral, pero ahora estamos muy animados porque al final de tantos años estamos viendo la oportunidad de un cambio. Hay una luz en el túnel.

-Quizá en un país normal usted se hubiera dedicado a otra cosa.

-Pues supongo que sí. Dedicarse a la política es duro en Euskadi y en otros sitios demasiado fácil. Aquí te juegas algo más que ganar unas elecciones, aquí te peleas sobre principios y valores. Yo tenía otras inquietudes vitales. La Universidad, por ejemplo. Pero hacer política en Euskadi ha sido y es un privilegio.

J. R.

Diagonal

Aprovechando su visita a Europa, DIAGONAL entrevistó a Wajdi Yaesesh, miembro de Human Supporters, y Amjad Rfaie, miembro de Darna, asociaciones ‘civiles’ de la ciudad cisjordana de Nablús.

JPG - 7.2 KB
WAJDI YAEESH, de Human Supporters.

DIAGONAL: ¿Desde cuándo existe Human Supporters (HS)?

WAJDI YAESESH: HS se creó en 2002, pero hasta 2005 no fue reconocida legalmente. Nuestro objetivo es trabajar con los niños, ayudarles a superar sus traumas. Trabajamos en temas de igualdad de género, del respeto, de la educación, de la salud, de la diversión. También, por eso, hacemos fiestas para ellos. Otro objetivo es formar líderes dentro de la comunidad, que sean capaces de intervenir ellos solos en el futuro. Estamos en Nablús, tanto en la ciudad, una de las más habitadas de Palestina, como en los campos de refugiados y pueblos cercanos.

D.: La noviolencia es una de vuestras señas de identidad, algo poco habitual.

W.Y.: Luchamos contra la ocupación pero de manera noviolenta a través de manifestaciones o actividades sociales, como los picnics en los check-points. Esto último lo hacemos para intentar romper la lógica de abuso y humillación de los controles del Ejército. Queremos llevar la voz de los niños a los checkpoints y decirle a los soldados que estamos allí por nuestra libertad.

Nos sorprende mucho descubrir la ignorancia de los soldados sobre la ocupación. ¡No saben nada! Creen que no hay ocupación, han sido educados en eso, y es increíble. Sólo saben que tienen que parar a la gente en los check-points porque somos terroristas, y si hacemos un movimiento extraño dispararnos. Algunos soldados se niegan a hablar con nosotros, otros nos amenazan con dispararnos… Además, HS lleva ayuda a la población cuando el Ejército ocupa sus casas. Vamos con comida, con medicinas, con afecto… Ése es nuestro trabajo noviolento.

D.: Frente a otras opciones, ¿la noviolencia puede ser una estrategia con mayores resultados prácticos?

W.Y.: No lo sé. Es nuestra forma de lucha. Si trabajamos de forma violenta podemos morir, la ocupación nos mataría. Desde nuestro punto de vista vamos a sobrevivir más tiempo así que con otras estrategias de lucha. Quizá no, pero debemos intentarlo. La ocupación israelí usa la violencia, y los medios sólo sacan la resistencia palestina como si fuéramos terroristas, eso es lo que no queremos. Ahora la noviolencia es la forma más efectiva de lucha para nuestro pueblo. En Palestina alguna gente lucha con métodos violentos, otros lo hacemos sin ella, otros no luchan. La sociedad está dividida en tres partes. Cada persona tiene su forma de pensar, su forma de actuar. Estamos logrando ampliar nuestro apoyo local e internacional, y eso sí nos parece importante.

D.: ¿Existe alguna relación con grupos pacifistas israelíes?

AMJAD RFAIE: La sociedad israelí está fuertemente militarizada. Hay muy poca gente trabajando por la paz, y apenas tienen voz. Es difícil contactar con estos grupos, son muy minoritarios. Antes de los acuerdos de Oslo, estuve cinco años en la cárcel, por cuestiones políticas, después de la llegada de Arafat y la ANP creí que tendríamos nuestro propio Estado, pero nunca llegó. Mataron nuestro sueño. Si quieres una paz verdadera, tenemos que hacer una sociedad igualitaria, real, con dos Estados para dos naciones. Tengo dos opiniones. La realista y la irreal. La primera, dos naciones, sin guerra, sin asentamientos, sin violencia. La otra, vivir en un Estado democrático para todos, palestinos e israelíes, pero hay que creer en ello, y esto, en general, no ocurre.

JPG - 3.2 KB
AMJAD RFAIE, miembro de Darna.

D.: En una situación de absoluta tensión, ¿cómo surgen proyectos desde la sociedad civil?

W.Y.: Nuestra energía surge porque somos jóvenes y estamos cansados de vivir traumatizados. Tenemos que hacer nacer una nueva fuerza, que contrarreste el sufrimiento. A veces organizando fiestas, campamentos. Conseguir que por un rato nos divirtamos… todo esto nos da energía, es lo que hace que sigamos luchando. Si la perdemos, perdemos nuestro sueño, nuestra esperanza. Nos habrían matado hace mucho tiempo.

A.R.: Hemos sufrido muchos problemas con la ocupación, no queremos que nuestros hijos sufran lo mismo. Por eso creamos el Darna Centre, para apoyarles y trabajar con la sociedad. Darna es una red de casi 90 asociaciones que trabajan con discapacitados, niños, mujeres. Todo relacionado con la democracia y los derechos humanos e, incluso con el deporte. Estar juntos y unidos, es nuestro objetivo. No estamos ligados a ningún partido, cada uno tenemos nuestra opinión, nuestras tendencias. Eso es muy enriquecedor.

D.: ¿Por qué habéis venido a Europa?

W.Y.: Para que aquí se conozca la realidad de Palestina, necesitamos grupos solidarios con nuestros proyectos, la creación de dos Estados, el fin a la ocupación. El Gobierno español y la Unión Europea están apoyando esta situación, que es terrible para nosotros. Todo esto genera mucha injusticia, muchas víctimas de la violencia de Israel, de su impunidad, de su soberbia. Y es inmoral mirar para otro lado en una situación como la de nuestro pueblo. Nuestros niños no pueden seguir creciendo con un trauma tan horrible.

 

 Fuente: http://www.diagonalperiodico.net/spip.php?article6926

 

Javier Ortiz

Público

Muchos de mis amigos son contrarios al plan del tren de alta velocidad de la Comunidad Autónoma Vasca (más conocido como la Y griega, porque ése es el dibujo imaginario que traza la unión entre las tres capitales: Bilbao, San Sebastián y Vitoria).

Mis amigos tienen sus buenas razones para oponerse a ese proyecto ferroviario. Alegan, entre otras cosas, que va a causar un importante destrozo medioambiental en todo su recorrido para acabar beneficiando casi en exclusiva a las gentes pudientes de las tres capitales, que son, precisamente, a las que menos perjuicio causará el tinglado.
Entonces llega ETA y asesina a Ignacio Uría, propietario de una de las empresas que participa en las obras.

A partir de lo cual, ¿cómo seguir polemizando civilizadamente sobre el asunto, cómo discutirlo racionalmente, cómo conseguir que la oposición sensata a ese AVE no se confunda con la barbarie de estos seudoecologistas de tiro en la frente?

Pasó lo mismo con la construcción de la central nuclear de Lemoiz. Había un poderoso movimiento popular en contra y ETA creyó que podía rentabilizarlo. Empezó a poner bombas y mató a un ingeniero y a varios obreros, pero también hirió de gravedad al propio movimiento antinuclear vasco. Como sucedería más tarde cuando metió las narices, sin que nadie se lo pidiera, en las protestas contra el trazado de la autovía de Leitzaran, sembrándolas también de muerte.
Desde sus inicios, ETA ha demostrado su incapacidad para entender que las causas populares las tiene que protagonizar, por definición, el pueblo. Y que cuando pretende hacerlas suyas, se las expropia, se las arrebata al pueblo.

ETA mata personas, sí, pero también muchas expectativas.

por joxan rekondo (*)

uN nuevo crimen de ETA. Un hombre, un trabajador, un empresario, Ignacio Uria, ha sido cobardemente abatido por el hecho de haber contribuido a que este pueblo tenga un porvenir atractivo, espléndido. Aunque, ciertamente sólo puede ser espléndido un porvenir sin ellos, sin crimen, sin terrorismo. He ahí, pues, el espantoso móvil del terrorista vasco.

ETA se repliega, sin duda. Pero, a la vez se blinda, pone a prueba sus apoyos políticos y sociales con atentados cercanos y temibles. Busca que su vulnerable discurso se fortalezca con la pura provocación. Quiere elevar la apuesta del sufrimiento. Y lo quiere hacer aquí. Sólo así puede disuadir el cansancio en su mundo, sólo así puede evitar la inclinación a la renuncia.

Este hecho no debe, sin embargo, llevarnos a equívocos. No debe alterar nuestra determinación de vencer al terrorismo. Es una cuestión de hondo patriotismo: no podemos vivir contra la pared, a merced del enemigo terrorista. Además, un crimen es, ante todo, una cuestión de seguridad pública y la seguridad pública no puede ser función de un inocente juego de apaciguamiento.

Hoy se habla de polos. ETA ha elegido golpear al país en su polo más crítico. Ignacio Uria es representativo del polo que hoy condensa las más importantes amenazas, pero también el que hoy protagoniza las más abiertas esperanzas de cara al futuro. Es el polo de los que emprenden, de los que apuestan, de los que invierten, de los que innovan, de los que compiten, de los que crean la riqueza que luego se distribuye.

Euskadi vive un momento de cierta agitación política. En poco tiempo, tomaremos importantes decisiones sobre nuestro inmediato futuro. No hay cosa que un demócrata pueda apreciar más que el valor de las decisiones populares. No obstante, es muy pertinente preguntar por el valor de las decisiones colectivas en una comunidad que no prioriza la eficaz protección de sus empresarios o autoridades. En este marco, es comprensible la preocupación del lehendakari ante ETA hasta el punto de haber designado a esta organización terrorista como «el mayor enemigo y el mayor obstáculo» para el futuro del pueblo vasco.

He dicho antes que hablar de polos se ha puesto de moda. Pero, ante el pertinaz latigazo del terrorismo, ninguno tiene más valor que el polo ético. Este debe ser un polo aglutinador de la mayoría de la población vasca, que es la que no comulga ni en medios ni en fines con ETA, y es el polo que debe marcar las más importantes diferencias políticas mientras el terrorismo no desaparezca. Un polo ético que incida en todos los ámbitos de la política vasca, a la cabeza el compromiso de las autoridades vascas, incluidas las instituciones territoriales, comarcales y locales, unidas todas ellas en una acción permanente hasta lograr el fin de ETA. Hoy, la clave de esta reacción debe ser Azpeitia. Todos confiamos en que en Azpeitia sabrán tomar las decisiones más correctas.

* Portavoz de EA en las Juntas Generales de Gipuzkoa       Noticias de Gipuzkoa 4/12/08

EAJ-PNV/EA/Aralar udal taldearen mozioa

«ETAk gaur Inaxio Uria Mendizábal herritara hil duela eta, Azpeitiko Udalak, azpeitiar guztien izenean zera adierazi nahi du:

  • Inaxio Uria Mendizabalen heriotza eragin duen atentatuaren aurrean bere gaitzespenik tinkoena azaldu.
  • Inaxioaren familiako, lagun eta landikeei bere elkartasun eta doluminik sentikorrena adierazi.
  • Une samin hauetan, euskal enpresari guztiei erabateko elkartasuna adierazi.
  • ETAri esijitu indarkeria eta armen bidea behin betiko utz ditzala».

Alkatearen eta bere taldearen mozioa

  • «Azpeitiko gertaera larriaren aurrean, gure atsekabea, samina eta tristura azaldu nahi dugu. Inazio Uriaren senideei bereziki eta lagunei gure elkartasuna eta babesa adierazi nahi diegu.
  • Gertatutakoak, indarkeriaren adierazpen guztiek bezala, gatazkari benetako eta behin betiko konponbidea atzeraezinezko lehentasuna izan behar du eragile guztientzat. Beraz konponbidea eta bakea lortzeko ahaleginak biderkatzeko deia egiten dugu.
  • Udal honek, bere esku dagoen guztia egingo du gatazka behin betiko konponduko duen akordio zabal baten alde. Herri honen eta herritarren eskubide guztiak errespetatuak izango diren eszenatoki demokratiko baten alde, hain zuzen ere».

Julian Eizmendi (Azpeitiko EAJko zinegotzia) «Gure doluminik sentikorrena Inazio Uriaren sendiari eta ingurukoei. Gertaera basati honen aurrean herriaren gaitzespena eta haserrea ere adierazi nahi dugu».

Manoli Uranga (Azpeitiko PSE-EEko zinegotzi ohia) «Ez dago eskubiderik honetarako. Hau baldin bada irtenbide bakarra, herritarrak alfer-alferrik gaude Euskal Herrian».

Ramon Etxezarreta (Donostiako PSE-EEko zinegotzi ohia) «Guztiz gaitzesten dut. Herritar guztiek, edozein ideologi politiko eta edozein lanbide izanda ere, bizitzeko eskubidea dute. Gure erakunde guztiek lehentasunezko betebeharra dute gure bizitza eskubidea defenditzea. Eta hau, euskal herritarren aurka egindako erasoa da».

1.  JoxeJoxe2 – 2008-12-03 | 15:03
Ikaragarria.
Animo famili guztiari.
Ezin gara ezer gertatu ez balitz bezala geratu. Pentsatzen det hemen ere erreakzioak bata bestearen atzetik etorriko direla eta Errazkini gaurkoa kondenatzeko eskatuko zaiola. Errazkinengan ez pertsonalizatzeko saio bat egin behar dugula uste dut baina azpeitiko ezker abertzaleak ezin du honen aurrean beste aldera begiratu.
Egia bada batzuk esaten ari diren bezala, ezker abertzale barruan Otegi, Diaz eta abar ETAgandik desmarkatu nahian dabiltzala, eta egia bada askotan entzun dugun bezala ezker abetzaleko zati txiki batek bakarrik onartzen duela ETAren borroka armatua, ordua da gehiengo ixil horrek pauso bat aurrera emateko.

2.  iraultza – 2008-12-03 | 15:24
Ezker Abertzaleko naiz, baina gaurkoak ez du ez hanka ta ez bururik.

3.  egiak – 2008-12-03 | 15:45
Hau da ezker abertzalea defenditzen duen bidea, odola independentziaren truke..independentzia utopikoa bide horretan jarraitu ezkero.
Ia behingoz konturatzen diren EUSKALDUNAK besteok garela, egunero herri eta jendearen alde lan egiten dugunak, ez putakume hiltzaile hauek. Alde hemendik, alde zuek,alde ETA, inork ez bai dio ETAri eukaldunon izenan hitzegiteko eskubidea.
Euskalduna izateko ETA bezala pentsatu behar bada, nazka ematen dit euskalduna izatea..
Eta udal gobernuari, ez eskatu, herritar bezala agintzen diot lehen bait lehen herritar baten hilketa zikina salatzea.Hori egiten ez badute ez dute inongo kredibilitaterik ez bihotzik.
Doluminak familiari

4.  txantxangorria – 2008-12-03 | 15:46
Ni ere Ezker Abertzalekoa naiz baino gaurko honek zeharo ikututa utzi nau. Zer gertatzen ari da? Zoratu egin al gea? Hau al da gure borroka? Gure bizilaguna hiltzea?

Ikaragarria da.

Animo familiari eta gertukoei.

Puede parecer sencillo pero, sin duda, no es fácil centrar la atención en lo realmente importante cuando los sentimientos ya no sólo inundan, sino que rebasan la capacidad de aguante y reflexión.

Porque lo más urgente y relevante es, siempre en estos casos, la atención a las víctimas. No sólo a Inazio Uria, que recibió ayer los disparos, sino a sus familiares y amigos. Todos aquellos que hoy están procesando el duelo y a quienes habrá que reparar su dolor con la detención de los asesinos y con el avance, firme y sereno, hacia la resolución del conflicto.

Pero es imposible no mirar alrededor. No recordar que, esta misma semana también, algunos sectores hablaban de ETA y su entorno con total libertad pero ninguna responsabilidad, y que hoy deben callar para no morder el polvo. Así, Marisol Esteban no dudaba en enviar una carta abierta a los miembros de la universidad en la que relacionaba a Iñaki Goirizelaia, su rival, con la izquierda abertzale. Por otro lado, Rodríguez Ibarra comentaba la posibilidad de dar a elegir a ETA entre una tregua o la dureza penitenciaria, como si el canal de comunicación de la banda y el gobierno español siguiera abierto. Sin olvidar que la semana empezaba con los coletazos de la fusión frustrada de las cajas vascas, una operación en la que, en la votación decisiva de Gipuzkoa, PSE y ANV unieron sus fuerzas a las del PP, ELA, LAB y Banatuz.

Euskadi es un país que sólo el paisaje humano es capaz de afear. Porque lo que sobra en él son quienes matan y quienes no abordan el conflicto con valentía y transparencia. Quienes dicen estar enfrente del entorno terrorista y luego lanzan mensajes, comparten objetivos y, si es electoralmente beneficioso, relegalizan a la izquierda abertzale antes de volver a procesarla. Los mismos que usan el argumento de ETA para vincular cualquier opción nacionalista con la violencia. Todos esos que, como si no hicieran nada por lo que debieran ruborizarse, alzan la voz contra el nacionalismo cada vez que, por desgracia, los asesinos demuestran que sólo apuestan por el dolor ajeno.

Buda decía que el ser humano debe tener únicamente tres enemigos: la codicia, el odio y la ignorancia. Y en días como estos hay que hacer un sobreesfuerzo para no odiar a quienes matan, y a quienes no quieren saber nada de lo que dijeron o hicieron por un puñado de votos.

Iker Merodio Experto en Comunicacion de Conflicto Noticias de Gipuzkoa 4/12/08

Ecologistas contra el terror

Otra vez volvemos a ver cómo se trata de utilizar por parte de ETA la causa ecologista, en esta ocasión para justificar el asesinato de una persona. Hartos y con profundo dolor queremos hacer llegar a la familia y a las gentes próximas a Ignacio Uria nuestra solidaridad y apoyo. Y queremos además levantar de nuevo nuestra voz como representantes de organizaciones de defensa del medio ambiente para condenar esta violencia repugnante.

Queremos decirlo alto y claro. Este crimen no sólo es una atrocidad injustificable, sino que perjudica gravemente a la causa que pretendidamente defiende. ETA no sólo hace daño a la sociedad vasca, también perjudica gravemente al medio ambiente, al distorsionar y pervertir cualquier campaña ecologista en la que se mete por medio. ETA mata a las personas y también lesiona y hiere de gravedad las causas y las ideas.

Una vez más vivimos en el País Vasco grandes dificultades para demostrar a la ciudadanía, a las organizaciones sociales y a las instituciones que las reivindicaciones ecologistas no vienen acompañadas del ruido de las bombas. Las organizaciones ecologistas llevamos muchos años trabajando de manera pacífica en defensa de decenas de causas importantes en el País Vasco. Desde la protección de los recursos naturales y los ecosistemas, la gestión más eficiente y ecológica de los residuos, la lucha contra el cambio climático o la búsqueda de alternativas de transporte más sostenibles. La ciudadanía vasca tiene un alto nivel de conciencia ambiental. Así lo muestran las encuestas y el éxito que suelen tener nuestras convocatorias. Tal vez ésta sea la causa que lleva a ETA una y otra vez a atentar en medio de campañas ecologistas. Tal vez traten de buscar aquí algún resto de legitimidad. Pero ni pueden, ni deben encontrarla. Nosotros no nos arrogamos otra representatividad que la de nuestras organizaciones. Y en su nombre queremos decir que la causa del ecologismo y medio ambiente es, ha sido y será siempre pacifista, que no hay sitio en nuestro lado para las armas. No queremos defender el medio ambiente ni parar la destrucción de los ecosistemas así, mediante el asesinato de una persona.

Cada vez que ocurre un crimen que trata de teñirse o justificarse en el trabajo desinteresado, solidario y pacífico de decenas de ecologistas, sufrimos como nadie.

ETA podrá producir dolor, pero no va a lograr sus objetivos. Su violencia no tiene cabida en la lucha ecologista y no vamos a aceptar que hable por nosotras y nosotros. Ni ETA ni nadie va a impedir que tengamos voz propia y no va a conseguir que modifiquemos nuestras opiniones y posiciones sobre el TAV.

No queremos utilizar ni una línea más de este artículo para explicar nuestra posición. Ahora no merece la pena. Es tiempo de silencio, de apretar los puños y de decir solamente: no en nuestro nombre, no en nombre de la ecología.

Firman este artículo: Juan López de Uralde, director de Greenpeace España, Juan Carlos del Olmo, secretario general de WWF/Adena, Theo Oberhuber, coordinador de Ecologistas en Acción, Alejandro Sánchez, director de SEO/Birdlife y Liliane Spendeler, secretaria general de Amigos de la Tierra.

Ekologistak Martxan

muestra su solidaridad con familiares, compañer@s y amig@s de Ignacio Uría Mendizábal. Manifiesta su profundo desacuerdo y rechazo al asesinato de una persona por participar en las obras del TAV.

Considera además que afecta muy negativamente al necesario debate social sobre el TAV y nada ni nadie debe impedir que la sociedad vasca tome la palabra. Eso no es ecologismo. Ese no es nuestro ecologismo. Eso no ayuda a avanzar en el camino del otro modelo de sociedad que soñamos. Eso no ayuda a parar el Tren de Alta Velocidad. No queremos parar el TAV así. La primera consecuencia del asesinato de Ignacio Uría Mendizábal es aumentar los daños, sufrimiento y dolor que la violencia provoca en nuestra sociedad. Por eso lo primero que queremos hacer es manifestar nuestra solidaridad plena con las personas más allegadas a Ignacio Uría, cuyo dolor conocemos y compartimos. En segundo lugar, queremos manifestar nuestro profundo desacuerdo y rechazo a este tipo de acciones violentas, que además sólo pueden afectar negativamente al necesario debate social sobre el TAV y a las legítimas protestas ciudadanas de quienes estamos en contra de esta infraestructura. Consideramos que ni ETA ni ninguna acción armada ni ningún tipo de imposición pueden sustituir el necesario proceso de información, debate y participación social sobre el TAV, ni tienen legitimidad para impedir que la sociedad vasca tome la palabra y pueda manifestar de forma libre y responsable su opinión. Queremos reiterar una vez más nuestro compromiso de seguir practicando en nuestra actividad de oposición al TAV, como hasta ahora, un tipo de acción pública, directa y no-violenta. Nos reafirmamos íntegramente en nuestra posición expresada en febrero del 2008, donde entre otras cuestiones decíamos: El Tren de Alta Velocidad (TAV) es la mayor amenaza medioambiental en un futuro próximo para Euskal Herria, por sus graves consecuencias ecológicas, sociales y económicas. La denuncia frente a los proyectos de Alta Velocidad Española es una reivindicación histórica del movimiento ecologista. Nuestra oposición ecologista ha sido ejercida siempre a través de la acción pública, directa y no-violenta (información, sensibilización y denuncia) y buscando el objetivo de informar a la población sobre sus impactos y sus consecuencias para nuestra comunidad y nuestro futuro ejercer la denuncia social ante las instituciones por estos proyectos agresivos y derrochadores propiciar un debate social, hoy ausente, sobre los proyectos de TAV reivindicar la inexcusable participación social en la toma de decisiones de este alcance defender la paralización de unos proyectos que chocan con nuestro modelo de sociedad Entendemos que el desarrollo de acciones violentas y armadas afectaría de manera negativa al debate social necesario que reclamamos y a las legítimas protestas ciudadanas contra la irracionalidad del proyecto. Y provocaría efectos negativos como: en primer lugar, generar o aumentar los daños, sufrimiento y dolor que la violencia provoca en nuestra sociedad romper la frágil unidad del movimiento social de oposición existente, entorpecer y distorsionar el debate social sobre el TAV y el modelo de sociedad que contribuye a fomentar, desmovilizar a sectores sociales que actualmente están trabajando en la oposición al TAV, transformar el rechazo social existente frente a la violencia armada en un rechazo a la propia oposición al TAV, alejar a la mayoría de la sociedad de cualquier proceso de información/ debate/ participación social sobre los proyectos de TAV. Manteniendo nuestra radical discrepancia con los proyectos de TAV, manifestamos desde ahora nuestro profundo desacuerdo y rechazo de cualquier violencia que pudiera ejercerse contra las personas y su integridad física, así como acciones armadas contra entidades o instituciones, por su apoyo al TAV. Manifestamos desde ahora nuestra solidaridad con las personas que pudieran verse afectadas por hechos de este tipo. Y esperamos y deseamos que esta solidaridad sea recíproca hacia quienes ya sufrimos la imposición, la represión y la criminalización por nuestra oposición pacífica y legítima al TAV. Sobre nuestro compromiso Ekologistak Martxan, organización confederada en Ecologistas en Acción, seguirá oponiéndose a las redes de alta velocidad ferroviaria y, en concreto, a los proyectos de TAV en Euskal Herria. Reiteramos nuestro compromiso de seguir practicando en nuestra actividad de oposición al TAV, como hasta ahora, un tipo de acción pública, directa y no-violenta, en las formas y con los objetivos antes indicados. Invitamos a la sociedad vasca a informarse, debatir y finalmente participar de manera activa en la oposición a los proyectos de TAV. Solicitamos a las instituciones implicadas (Gobierno español, vasco y navarro) la paralización de las obras en ejecución del TAV y la apertura de un amplio proceso de información, debate y participación social en relación con esta infraestructura y con el modelo de transporte público en Euskal Herria, que creemos debe ser ecológico y sostenible. Y todo ello, para permitir que la sociedad vasca tome la palabra y pueda manifestar libre y responsablemente su posición frente al TAV. (Adjuntamos a esta Nota de Prensa el comunicado aprobado por Ekologistak Martxan en febrero de 2008) Bilbao, 4 de diciembre de 2008 Ekologistak Martxan Más información: Tfno 94-4156658 // 94-4790119 komunikazioa@ekologistakmartxan.org

Ecologistas, no terroristas

Pintada contra el proyecto de la 'Y' vasca cerca de las obras de esta infraestructura en Zaratamo.

 NO de esta manera. Estas cuatro palabras resumen la reacción que el asesinato de Ignacio Uria ha despertado en algunos de los colectivos que se oponen a la construcción de la Y vasca. Ekologistak Martxan, ESK y uno de los portavoces habituales de la plataforma AHT Gelditu! Elkarlana, Mikel Álvarez -este último a título personal-, han alzado la voz para condenar el atentado perpetrado por ETA el miércoles y para decir que no desean la tutela de la organización armada en una lucha contra esta infraestructura, que consideran debe hacerse con medios pacíficos y a través de la concienciación y movilización social. Los disparos contra el empresario vasco parecen haber reventado también el candado que mantenía unidas las filas del movimiento social opuesto a la Y ferroviaria... En una línea similar se expresó ESK, que forma también parte de este movimiento popular contrario a la construcción de la Y vasca. Este sindicato manifestó que como integrante de esa corriente de oposición al proyecto no sólo no comparte ni aprueba estos métodos, "sino que declara públicamente que son un obstáculo en el fortalecimiento del movimiento ciudadano contra una infraestructura irracional como es la del TAV". En un comunicado, ESK pidió a ETA que abandone "de forma inmediata una actividad que atenta contra los derechos humanos más elementales", al tiempo que expresó su solidaridad con la familia de Ignacio Uria. Además, indicó que pese a ser "un sindicato que lucha diariamente contra una patronal insaciable y contra un empresariado responsable de la explotación de los trabajadores, rechazamos de una manera clara y nítida este nuevo crimen para el cual no cabe justificación alguna". una voz en singular La oposición radical al empleo de métodos violentos en la lucha que mantienen estos dos colectivos contra el proyecto de la Y ferroviaria es la misma que manifestó el mismo miércoles y de nuevo ayer Mikel Álvarez. Este portavoz habitual de la plataforma AHT Gelditu! Elkarlana, que se pronunció a título personal, expresó primero su rabia por el asesinato del empresario guipuzcoano y luego rechazó la intervención de ETA en este "conflicto ecológico y social". "Paralizar el TAV y fomentar el debate depende de las dinámicas populares que seamos capaces de generar desde el movimiento social y no, desde luego, del supuesto papel de garante de una organización armada", indicó en ese sentido. En línea con la frontera clara que quiere trazar entre los atentados y la lucha social contra esta infraestructura ferroviaria, Álvarez reclamó que no se utilice el asesinato de Uria para "criminalizar la oposición social al TAV ni para sustentar en nombre de la lucha contra ETA la imposición de un proyecto muy contestado en la sociedad". Y concluyó pidiendo a la clase política una reflexión sobre cómo se ha llegado a esta situación. Noticias de Gipuzkoa 5/12/08 El comité de empresa de Altuna y Uria El comité de empresa de Altuna y Uria, integrado por diez representantes de ELA y tres de LAB, ha hecho público un escrito, suscrito únicamente por el primer sindicato, en el que condena "el asesinato de Ignacio Uría, copropietario de esta compañía". El texto rechaza que se pretenda "justificar" que los "atentados contra personas y bienes" son "un apoyo a las legítimas luchas sociales contra esa obra" ferroviaria. El comité ha querido expresar su "más enérgica condena" ante este atentado y recoger así el "sentir de la plantilla y la amargura y el dolor de sus compañeros para quienes Ignacio ha sido una persona muy cercana". "La persistencia de ETA sólo nos trae sufrimiento y desánimo. Los atentados deben acabar de una vez por todas. Su obstinación, hoy contra la vida de un empresario, resulta además totalmente contraria a los intereses, deseos y aspiraciones de los trabajadores vascos", concluye el documento, en el que el comité hace suya la convocatoria de ELA de una concentración mañana, a las 10.30, junto a la sede social de la empresa Altuna y Uria, en Azpeitia. Gobierno Vasco. El lehendakari, Juan José Ibarretxe aseguró hoy que la sociedad vasca no puede permitir que ETA "tergiverse" porque, al matar a Ignacio Uria, no ha acabado con la vida de una persona que trabajaba para acometer el TAV, sino a un "hijo de este pueblo, más bueno que el pan" y un "emprendedor". Por otra parte, se dirigió a los empresarios para transmitirles que Euskadi les necesita "más que nunca" y llamó a manifestarse para apoyarles y denunciar el asesinato del propietario de Altuna y Uria. En una comparecencia pública en San Sebastián, en la mostró su solidaridad con la familia y el colectivo empresarial, censuró la comisión de un atentado "perpetrado con enorme cobardía". En este sentido, censuró a ETA que su única labor sea la de "asesinar a los hijos de este pueblo, sean policías, periodistas, jueces o políticos. Esto es lo que hace ETA". "Ignacio Uria era una persona y un trabajador normal. Bueno como un pan", manifestó. ETA, según el lehendakari, no ha matado a una persona que "trabajaba con nosotros para desarrollar el Tren de Alta velocidad" sino que ha acabado con la vida de "una persona que trabajaba con nosotros para conseguir el bienestar de este pueblo". "No permitamos -dijo- que ETA tergiverse las cosas. Ha matado a una buena persona y un emprendedor". Ibarretxe, "pese a las dificultades", quiso transmitir un "mensaje de esperanza", y responder a la pregunta de "¿esto no se va a acabar nunca?". "Sí. Esto se va a acabar, se tiene que acabar. Cómo no vamos a poder acabar con ello. Es verdad que tenemos que comprometernos con contruir la paz", agregó. Por esta causa, animó a "condenar con firmeza, perseguir, detener y juzgar a los terroristas" pero también a "tener un compromiso con construir la paz, porque es la mejor inversión". "No se puede permitir que esta sociedad caiga en el desánimo. La paz es posible, la paz merece arriesgar, es la principal inversión", dijo. Por último, emplazó a secundar las concentraciones de Eudel, mañana a las doce del mediodía, y convocó, junto a la Diputación, Confebask y la Asociación de Municipios vascos, a una manifestación, mañana en Azpeitia, al término de los funerales por la última víctima de ETA. Adegi. El presidente de la asociación de empresarios guipuzcoanos-Adegi, Eduardo Zubiaurre, condenó el asesinato "sin sentido" del empresario Ignacio Uria, de la constructora Altuna y Uria, perpetrado hoy por ETA en Azpeitia (Gipuzkoa) y recordó a la banda terrorista, y a quienes "directa o indirectamente, les apoya en esta locura que busca un País sin empresas, sin proyectos, sin empresarios y sin convivencia", que "por mucho que lo intenten, no lo lograrán". Zubiaurre, acompañado del presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, el de SEA, Juan José Azurmendi, el de Cebek, José María Vázquez Eguskiza, de los secretarios generales de las patronales vascas y de CEOE y parte de los miembros del Consejo Rector de Adegi, hizo pública la declaración institucional aprobada por éste, en sesión extraordinaria, para condenar el asesinato de Uria. El presidente de la patronal guipuzcoana trasladó la "solidaridad y apoyo incondicional" de esta asociación a la viuda, los cinco hijos, hermanos, familiares de Uria, así como a cuantos trabajan en su constructora. Además, destacó que la última víctima mortal de ETA ha sido "un ejemplo paradigmático de empresario y de ciudadano vasco", un hombre "emprendedor hecho a sí mismo, que con mucho trabajo, dedicación, entusiasmo y entrega a la comunidad de la que era parte, consiguió alzar una empresa competitiva" que "se mantiene trabajando con los mejores de su sector". "Una empresa que además de crear riqueza para este pueblo daba empleo a casi 300 personas", añadió. Diputación de Gipuzkoa. La Diputación ha acusado a ETA de "matar las expectativas de progreso" del País Vasco y ha defendido el papel y la labor de los empresarios vascos. El consejo de diputados de la institución foral ha celebrado esta tarde una sesión extraordinaria tras la que el diputado general, Markel Olano, ha leído, acompañado por los miembros de su gabinete, una declaración institucional de condena del asesinato del empresario Ignacio Uría, en la que ha llamado a los guipuzcoanos a "ser firmes ante el crimen". Tras expresar su "más enérgica, rotunda y sentida condena ante este nuevo asesinato", el consejo de diputados ha lamentado que, con este crimen, ETA ha demostrado una vez más que "es una organización terrorista cuyo único objetivo es sembrar el terror y la desolación tal y como lo ha hecho hoy en Azpeitia". La Diputación ha mostrado su solidaridad y "cercanía" con la familia y con la dirección y los trabajadores de Altuna y Uría y ha asegurado que "hoy Guipúzcoa está de luto y está al lado de la familia de Ignacio Uría". "En este difícil momento, el empresariado guipuzcoano y vasco debe saber que cuenta con el aprecio y el respaldo de las instituciones y de todos los ciudadanos de bien", ha señalado el consejo de diputados, que ha añadido que la labor "creadora de progreso y de trabajo" de los industriales "es indispensable para que podamos desarrollar nuestra comunidad en los términos de bienestar, riqueza y calidad de vida que todos deseamos". "Atacar al empresariado vasco es atacar frontalmente a la sociedad vasca, al futuro de este pueblo, es atacar a todos y cada uno de nosotros", ha agregado. La Diputación ha llamado a los ciudadanos "a la movilización firme y serena", por lo que les ha pedido que "tomen parte en los actos y movilizaciones que se convocarán desde las instituciones". Juntas Generales de Gipuzkoa. La Junta de Portavoces de las Juntas Generales han expresado su "indignación" y su "más rotunda condena" del asesinato de Ignacio Uría y ha llamado a la sociedad guipuzcoana a que responda "de manera firme y serena a este nuevo crimen". Todos los partidos presentes en el parlamento guipuzcoano han suscrito una declaración institucional en la que han "hecho patente" su "unidad ante este asesinato", que han calificado de "una nueva muestra de la cobardía y crueldad de los terroristas de ETA, que han vuelto a protagonizar una acción criminal que certifica su miseria moral y la de quienes apoyan estas siniestras acciones". La Junta de Portavoces ha decidido suspender el pleno previsto para mañana, que se celebrará el 10 diciembre. Rafaela Romero. La presidenta de Juntas de Gipuzkoa apeló a la respuesta "unánime y firme" de todos los demócratas frente al último atentado perpetrado por ETA. En un comunicado, Romero, que se está desplazando en estos momentos a Azpeitia, lamentó que "los asesinos y mafiosos de ETA han vuelto a asesinar, pretendiendo meter miedo a la sociedad" y, por eso, hay que "salir a la calle y decir" a los terroristas que la sociedad no les tiene "miedo, que sobran y que, más pronto que tarde, van a acabar donde acaban todos los criminales, en la cárcel". La presidenta del Parlamento guipuzcoano subrayó que la banda armada ha vuelto a atentar contra "el progreso y el desarrollo económico de nuestro país, asesinando a un empresario, a una persona que trabajaba para crear empleo, por fortalecer a Gipuzkoa y a Euskadi", porque "esa es la única manera con la que los terroristas y los que les apoyan saben contribuir al progreso y al futuro de nuestro país, matando". PSE. El secretario general del PSE-EE, Patxi López, condenó el asesinato y advirtió de la necesidad de que "todos estemos juntos" porque Euskadi "no puede soportar más divisiones frente a los asesinos y a los que quieren acabar con nuestra libertad y nuestro progreso". López, que acudió al lugar del atentado, quiso transmitir a la familia la "solidaridad y cercanía del conjunto de los socialistas vascos", así como el "desprecio y rechazo más absoluto por este nuevo asesinato de ETA". Asimismo, manifestó el apoyo total del PSE-EE a los empresarios vascos, cuyo objetivo, según destacó, es "que este país siga progresando". PNV. El presidente del EBB del PNV, Iñigo Urkullu, afirmó hoy que se está haciendo "lo posible" para lograr "más pronto que tarde" poder vivir en paz en Euskadi y, tras afirmar que ETA es la "destrucción", aseguró que no hay que permanecer "impasible" ante hechos como el asesinato de Ignacio Uria. Urkullu realizó estas declaraciones en la localidad guipuzcoana de Azpeitia, a donde se desplazó tras tener conocimiento del atentado de ETA que costó la vidad al empresario Ignacio Uria Mendizabal. "Los seres humanos queremos vivir, los pueblos queremos vivir. Euskadi quiere vivir y ETA no es más que destrucción y muerte, pero, sin embargo, el pueblo vasco va a vivir", aseguró. Izquierda abertzale La izquierda abertzale ha declarado que comparte la conmoción social y política con la sociedad vasca ante los hechos que han causado la muerte de Ignacio Uria. Ha trasladado su solidaridad a la familia y allegados. La izquierda abertzale observa "con preocupación la situación que atraviesa la vida política y social de Euskal Herria donde el bloqueo, la confrontacion y la vulneración de derechos exigen de esfuerzos para encauzar soluciones definitivas". Ha añadido que, en este sentido, consideran "indispensable abordar desde todos los ámbitos y por parte de todas las organizaciondes de la izquierda abertzale y de todos los agentes politicos, sindicales y sociales, un debate y reflexión de carácter estratégico que permita a la sociedad vasca abrir un ciclo de resolución del conflicto desde vías políticas y democráticas". PP. El presidente del PP vasco, Antonio Basagoiti, expresó hoy su más "firme" condena del asesinato y ofreció todo el apoyo de los populares vascos al Gobierno de Rodríguez Zapatero para que acabe con ETA. En declaraciones a Europa Press, Basagoiti afirmó que "hay que acabar con ETA y sin ningún miramiento". "Lo prioritario debe ser la derrota del terrorismo, la eliminación de esta banda y de esta amenaza", insistió. EA. EA condenó hoy "rotundamente" el atentado perpetrado por ETA, al tiempo que recordó a la banda terrorista que su "estrategia de muerte y dolor, choca contra la voluntad de la sociedad vasca que exige vivir en paz". En un comunicado, EA, tras informar de que el presidente de que su presidente, Unai Ziarreta, y miembros de su Ejecutiva Nacional se dirigen en estos momentos a Azpeitia donde realizarán declaraciones a los medios, trasladó su "más profundo pesar" ante este atentado y su "solidaridad" con los famililiares y allegados de Uría. EB. El coordinador general de Ezker Batua, Javier Madrazo, ha manifestado hoy "su más enérgica condena" del asesinato del empresario Javier Uría en Azpeitia y ha destacado que "ETA sobra y estorba, que nos deje en paz". A través de un comunicado, el líder de EB ha reclamado a la banda terrorista que "nos deje construir nuestro futuro en paz y en libertad", y ha pedido a "la autodenominada izquierda abertzale" que "reaccione de una vez por todas ante tanta barbarie y tanta sinrazón". Eusko Alkartasuna (EA): "No cabe duda de que ETA constituye una lacra para el pueblo vasco", ha remarcado EA, que ha añadido que, en el País Vasco, "la normalización política se alcanzará exclusivamente a través del respeto escrupuloso a los derechos humanos". Andoni Ortuzar. presidente del PNV en Vizcaya: "ETA también ha perseguido matar el futuro de esta sociedad de alguna manera" e impedir que progrese. Ha puesto, asimismo, de manifiesto que la empresa de la víctima "estaba trabajando en las obras del tren de alta velocidad, que es un proyecto de futuro, ilusionante para este país, para unirnos con el resto de Europa, para avanzar, para modernizar nuestra sociedad". Ha abogado por que las fuerzas políticas, económicas y sociales se unan y trabajen "en conjunto para que ETA no se salga con la suya" y "no pueda acabar con el futuro, con la ilusión de progreso y bienestar de esta sociedad". Javier Madrazo, coordinador general de Ezker Batua: "ETA sobra y estorba, que nos deje en paz". El líder de EB ha reclamado a la banda terrorista que "nos deje construir nuestro futuro en paz y en libertad", y ha pedido a "la autodenominada izquierda abertzale" que "reaccione de una vez por todas ante tanta barbarie y tanta sinrazón". "ETA, además de destrozar una nueva vida humana y una nueva familia, también ha destrozado al movimiento popular y social que ha venido desarrollando una estrategia no violenta, pacífica y democrática a favor de una nueva red ferroviaria vasca", con un trazado diferente al actual. Patxi Zabaleta, coordinador de Aralar: "El uso de la violencia no es el camino para la solución del conflicto político que vive Euskal Herria y nos vemos en la necesidad de exigir el uso exclusivo de vías políticas". "No permitimos que en nuestro nombre, ni en el nombre de Euskal Herria, ni utilizando el nombre de la izquierda abertzale, se realicen este tipo de atentados y asesinatos". "Está hastiada de ETA y de su violencia". Patxi López, secretario general del PSE/EE: "Contra el pueblo vasco y contra sus ganas de vivir en paz y libertad", al tiempo que ha hecho un llamamiento a la sociedad de Euskadi para que reaccione "unida" en contra de esta "banda de asesinos". "ETA ha atentado contra el pueblo vasco, contra nuestras ganas de vivir en paz y libertad", ha enfatizado López, quien ha recalcado que la sociedad vasca tiene que "reaccionar unida" en contra de esta "banda de asesinos" para decirles que "no van a conseguir absolutamente nada", salvo que "actúe la Policía, la Justicia y que acaben en la cárcel". Izaskun Bilbao, presidenta del Parlamento Vasco Ha condenado la utilización de la violencia y el chantaje "para tratar de imponer unas posiciones que han sido reiteradamente derrotadas en las instituciones y en el debate social". "En la Europa del siglo XXI sólo caben las vías pacíficas y democráticas para la acción política". "Quienes no rechazan de plano la violencia y los atentados, quienes son insensibles ante la vulneración de los más elementales derechos de los demás, pierden toda la credibilidad y legitimidad para reivindicar los suyos". Iñigo Urkullu, presidente del EBB del PNV: "Los seres humanos queremos vivir, los pueblos queremos vivir. Euskadi quiere vivir y ETA no es más que destrucción y muerte, pero, sin embargo, el pueblo vasco va a vivir". Ha lamentado que hoy sea "un día más de luto" y manifestó que los ciudadanos vascos tienen que saber que se está haciendo "lo posible" para conseguir "más pronto que tarde poder vivir en paz y construir este pueblo, que es lo que el asesinado pretendía, construir futuro, construir pueblo y sociedad". Lokarri. La organización en favor del diálogo, ha expresado hoy su "rechazo absoluto" al "asesinato" de Ignacio Uría, que supone un "desprecio al deseo mayoritario de la sociedad vasca, que exige el final de la violencia". Esta organización ha advertido que es "constatable" que, "asesinato tras asesinato, la sociedad vasca cada vez está menos dispuesta a facilitar un final ordenado de la violencia". Cámara de Gipuzkoa. La Cámara de Gipuzkoa ha condenado hoy "enérgicamente" el asesinato, al tiempo que ha trasladado su "apoyo incondicional" a todas las compañías que trabajan en el desarrollo de una "importante infraestructura" como es el Tren de Alta Velocidad. Esta institución guipuzcoana ha subrayado en un comunicado que un hecho así es "inexplicable, intolerable y absolutamente rechazable por todos los demócratas y personas de bien". ESAN. Este sindicato ha remarcado en un comunicado que "los que con su sin sentido quieren hacer que Euskadi se quede a la cola de Europa y se arrogan el hablar en nombre del pueblo vasco, han de saber que este pueblo siempre condenará este tipo de acciones".El Sindicato Abertzale y Nacional de la Ertzaintza (ESAN) ha condenado hoy el atentado contra Ignacio Uría y ha asegurado que "los violentos siempre nos tendrán enfrente". ESAN ha expresado su "apoyo y solidaridad" a la familia del empresario asesinado, así como a sus compañeros de la empresa constructora Altuna y Uría. Gesto por la paz. La Coordinadora Gesto por la Paz de Euskal Herria ha condenado hoy el asesinato y ha pedido a la ciudadanía que "se rebele contra esta barbarie" y "exprese su más rotundo rechazo" en las concentraciones silenciosas que este colectivo celebrará mañana. Según ha manifestado Gesto por la Paz en un comunicado, "no hay ninguna razón, ni justificación, ni existe la más endeble argumentación que pueda explicar el asesinato de un ser humano". Para este colectivo, "la responsabilidad está exclusivamente en quienes han decidido y han ejecutado cobardemente a Ignacio Uría". ELA El sindidato ELA ha condenado el atentado y ha trasladado el "más sentido pésame y solidaridad a su familia y personas más allegadas". "La sociedad vasca desprecia estas acciones porque sólo acarrean sufrimiento, desánimo y crispación social. ETA debe acabar de una vez por todas con esta estrategia. Su obstinación en esa vía, resulta además totalmente incoveniente a los intereses de los trabajadores y trabajadoras vascas", y ha añadido que "es inaceptable, asimismo, que este tipo de acciones se hayan querido justificar apelando a luchas sociales que apuestan por otro modelo de infraestructuras, en este caso contra el TAV. Estas luchas no necesitan, ni han reclamado, ni justifican el recurso a la violencia". CC.OO. Comisiones Obreras de Euskadi manifestó hoy su "más firme condena y repulsa" ante el asesinato de Ignacio Uria y recordó a ETA que "no se necesitan salvadores". En un comunicado, el sindicato expresó su solidaridad con los familiares y con el conjunto de la clase empresarial vasca y especialmente con Adegi. CC.OO. condenó este último atentado de la banda armada, a la que instó a "desaparecer y escuchar la voz de la ciudadanía vasca". "Euskadi, sus trabajadores, empresarios y ciudadanos no necesitamos salvadores que con sus actuaciones no consiguen más que generar sufrimiento, dolor y rabia", aseguró. Covite. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo del País Vasco, Covite, ha condenado hoy el asesinato de Ignacio Uría y ha manifestado que el "único consuelo" que cabe es la convicción de que los responsables del crimen "serán detenidos" y la acción de la Justicia recaerá "con todo su peso" sobre ellos. Covite ha expresado en un comunicado su solidaridad con los familiares y amigos de Uría y también con todas las empresas constructoras de la "Y" ferroviaria vasca, una obra amenazada por ETA y en la que participaba la constructora del fallecido, Altuna y Uría. José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno: "ETA ha vuelto a matar de forma vil y cobarde". "Vamos a llevar a estos terroristas ante la Justicia para que reciban una firme condena". "Nunca vencerán nuestra voluntad de vivir el presente y el futuro en libertad y en paz". El presidente ha querido trasladar también a los empresarios vascos su apoyo en estos momentos tan duros y ha recalcado que el hecho de que sea un empresario y que colabore con la construcción de la 'Y' vasca pone de manifiesto que "la intención de ETA supera cualquier coyuntura y situación". María Teresa Fernández de la Vega, vicepresidenta primera del Gobierno: "Sólo puedo decir que no van a ganar nunca la batalla a la democracia española". José Antonio Alonso, portavoz socialista en el Congreso: "Cada acto bárbaro de este tipo nos reafirma aún más en nuestras convicciones democráticas".Desde el PSOE lucharán "con todos los instrumentos que nos da la ley, con toda la fortaleza de la democracia, para que todos y cada uno de los terroristas de ETA acaben donde tienen que acabar: en la cárcel y durante la mayor cantidad de tiempo que sea posible". Mariano Rajoy, presidente del PP: "La sociedad española, con la ley, el Estado de Derecho y las Fuerzas de Seguridad, va a ganar esta batalla y va a derrotar a la banda terrorista. ETA será derrotada y pronto, y si no, al tiempo". Soraya Sáenz de Santamaría, portavoz del Grupo Popular en el Congreso: "En un día tan triste y tan malo para todos, los demócratas se unirán con un mensaje claro para decir a los terroristas que no van a conseguir nunca su objetivo, que la batalla la vamos a ganar los demócratas. Que no les quepa ninguna duda". Juan José Ibarretxe, lehendakari: Ha censurado a ETA que su única labor sea la de "asesinar a los hijos de este pueblo, sean policías, periodistas, jueces o políticos. Esto es lo que hace ETA ". "Ignacio Uria era una persona y un trabajador normal. Bueno como un pan". ETA no ha matado a una persona que "trabajaba con nosotros para desarrollar el Tren de Alta velocidad" sino que ha acabado con la vida de "una persona que trabajaba con nosotros para conseguir el bienestar de este pueblo". "No permitamos que ETA tergiverse las cosas. Ha matado a una buena persona y un emprendedor". María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP: "En días como hoy es cuando más seguros tenemos que estar de que con la fuerza la ley, de las Fuerzas y Cuerpos de seguridad del Estado, y desde luego, sin negociar nunca con ETA, es como acabaremos con el terrorismo". Javier Rojo, presidente del Senado: "El Estado de Derecho prevalecerá gracias a la unidad de los demócratas frente a la sinrazón terrorista. Desde el fortalecimiento de la unidad de los demócratas frente a ETA y a pesar del dolor y del sufrimiento quiero decirles a los terroristas que su estación de destino es la cárcel". Gaspar Llamazares, líder del Izquierda Unida: "Nuestra reacción será la unidad y reforzar esa unidad en torno a las Fuerzas de Seguridad y en torno a la justicia, que va a ser la única respuesta del Estado de Derecho". Carlos Iturzgáiz, eurodiputado del Partido Popular: Es "la crónica de una muerte anunciada", porque desde el mundo de ETA , "sus audáceres, satélites y medios de comunicación cercanos, ya estaban apuntando hacia la gente que trabaja en el tren de alta velocidad, para luego degollarla, como ha ocurrido con esta persona". José Antonio Pastor, portavoz del PSE-EE en el Parlamento vasco: "Envío un mensaje muy claro a la sociedad y especialmente a los asesinos: nunca van a conseguir que la sociedad vasca ceda a su chantaje y ahora, más que nunca, reafirmo la apuesta de todos los partidos por una infraestructura vital para este país, como es la "Y". ETA "trata de arruinar al país" y lo hace "de una forma muy simbólica, atentado contra un empresario que trabaja en una obra que representa en este momento el futuro, el bienestar y el progreso para los vascos". La Asociación de Víctimas del Terrorismo: "Es la respuesta a los políticos que decían "quién les ha visto y quién les ve", es la respuesta a los que hablaban de la debilidad de ETA", ha denunciado la AVT en referencia, sin citarlo, al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba. El Consejo General del Poder Judicial: "Garantizará la aplicación de la ley sobre los responsables de estos graves hechos, dirigidos a atentar contra los derechos y libertades fundamentales de todos los ciudadanos". "Tales crímenes nunca conseguirán los propósitos que persiguen y jamás lograrán quebrar el Estado de Derecho". Fuente DV/Noticias de Gipuzkoa/Gara

El conflicto no se resuelve esperando

Editorial de GARA 4/12/08

 

 

La muerte en atentado del empresario azpeitiarra Inazio Uria provocó que destacados representantes institucionales y dirigentes políticos apelaran ayer a la esperanza para que la sociedad vasca mantenga la vista puesta en un horizonte de paz y normalidad política para Euskal Herria, pero muchos de ellos subrayaron, al mismo tiempo, que lo único que esperan es la desaparición de ETA. Esos mensajes no servirán para nada si quienes los lanzan no son capaces de aportar algo más que palabras para resolver una situación que sus predecesores tampoco supieron, y en muchos casos no quisieron, solucionar.

En este mes de diciembre se cumplen 30 años desde que entrara en vigor la actual Constitución española, que no fue aprobada en las urnas por la ciudadanía de Hego Euskal Herria. Aquel pacto entre la dictadura franquista y la tímida oposición que se presentaba como defensora de los valores democráticos ha marcado en gran medida los parámetros en los que ahora se encuentra el denominado conflicto vasco. Y este mismo mes se cumplen 50 años del nacimiento de ETA, hecho que por sí solo debería servir para relativizar las rotundas manifestaciones que ayer pronunciaron, entre otros, José Luis Rodríguez Zapatero y Juan José Ibarretxe sobre supuestos frutos de la lucha policial contra la organización armada. Porque, en momentos tan dramáticos como éstos, ¿de qué sirven las triunfantes comparecencias de los ministros españoles de Interior tras las detenciones de militantes de ETA? ¿Por qué ayer Alfredo Pérez Rubalcaba prefirió quedarse en un segundo plano? Hay vías para lograr que la esperanza se plasme en un escenario democrático en Euskal Herria, pero para avanzar por ese camino es necesario abandonar las hojas de ruta caducadas y retomar los cauces que se han ido desbrozando en el último proceso de diálogo. Es necesario que los representantes políticos -y otros agentes sociales- asuman riesgos, rompan inercias y apuesten por un auténtico cambio en nuestro país.

 

 

El más preciado documento vivo de la hoy denostada Transición Democrática es la Constitución Española de 1978. Treinta años atrás, muchos españoles creyeron que la Constitución era sólo un método para huir hacia delante, pero quedará demostrado con el tiempo, y por eso recuerdo otra vez a Suárez, que también es un mecanismo efectivo para mirar hacia atrás sin ira, hacia lo que muchos no quieren ni saben ya recordar. Independentistas y secesionistas afirman querer salirse de ella, pero al mismo tiempo se acogen a su letra más generosa para exigir respeto a sus minorías. Están además los que hablan de «patriotismo constitucional», redundancia un tanto ingenua, porque la Constitución es el único patriotismo admisible en esta democracia que de tan abierta parece que siempre está a punto de romperse. Lo demás es pasión irracional, casi siempre indecente, e intereses inmobiliarios, camuflados de mezquinas patrioterías y demagogias ancestrales. Hasta quienes han pretendido y pretenden romperla, disimulados en la falsa intención de renovarla y mejorarla, saben de la pródiga solidaridad de su letra, de modo que fue y es ejemplar, inteligentemente ambigua, y en apariencia confusa para quienes buscan confundirnos y traducirla mal. Por eso, por encima de golpes e idolatrías, la Constitución se ha ido imponiendo con la solvencia y la buena memoria que la Historia concede a las cosas bien hechas. Hoy, en esta columna de papel y reflexión, celebro con todos los demócratas españoles un nuevo aniversario de la Constitución. Y celebro que los esfuerzos de quienes han buscado y buscan liquidarla hayan sido tan inútiles como sus sueños delirantes. Así que de la Constitución Española podemos hoy decir lo mismo que el general Miranda decía de sí mismo: «A los me quieren, los quiero; a quienes no me quieren, que me respeten; y a los que no me respetan, que me teman».

 

J.J. ARMAS MARCELO

 

 

 

Martes, 02-12-08    Abc.es

24901_laboa1_dest_2.jpg

Gizonen lana jakintza dugu: ezagutuz aldatzea,
naturarekin bat izan eta harremanentan sartzea.
Eta indarrak ongi errotuz, gure sustraiak lurrari lotuz,
bertatikan irautea: ezaren gudaz baietza sortuz,
ukazioa legetzat hartuz beti aurrera joatea.

mikel-laboa.jpg

Kantuz ehortz nezate, hiltzen naizenian,
kantuz ene lagunek harturik airian;
kantuz ariko zaizkit lurrean sartzian;
kantuz frago utziko diote munduan,
kantuz har diten behi nitaz orhoitzian

mikel-laboa-390x240.JPG

Hegoak ebaki banizkio
nerea izango zen,
ez zuen aldegingo.
Bainan, honela
ez zen gehiago txoria izango
eta nik…
txoria nuen maite.