Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó?
En los libros figuran los nombres de los reyes.
¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra?
Y Babilonia, destruida tantas veces,
¿quién la volvió a construir otras tantas? ¿En qué casas
de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron?
La noche en que fue terminada la Muralla china,
¿adónde fueron los albañiles? …
Preguntas de un obrero ante un libro
B. Brecht

El 2013 se festeja el bicentenario de la destrucción de la ciudad por los ejércitos ingles y portugués.
Existe por parte de los sectores tradicionales de la ciudad un interés en festejar este aniversario con recreación de batallas napoleónicas. Para nosotros este puede ser un buen momento de proponer otra cultura basada en la fuerza de la sociedad civil y alejada del militarismo que nos impregna hasta los huesos. El ejemplo de una sociedad arrasada, violada, torturada, saqueada, situada en el medio de una guerra económica disfrazada de intereses ideológicos, como todas por cierto, que sabe salir adelante para sobrevivir.
Sirve sin duda el aniversario para denunciar el sinsentido de las guerras, aunque sean en nombre de los valores más sagrados, y sirve también para denunciar el poso que esta ideología, estas guerras dejan en nuestra sociedad. En nombre de calles, en costumbres, en la manera de contar la historia “olvidando a quienes mas sufrieron” y festejando a los verdugos. Un poso que impide a la sociedad abandonar la violencia justificando las guerras como Irak, Afganistán en nombre de la libertad.

Así puede servir esta manera de plantear el bicentenario del 2013 para

PONER A DONOSTIA EN LUGAR PIONERO Y AVANZADO DE LA NO VIOLENCIA. Mostrar  nuestra decisión de acabar con todas las expresiones violentas y de cómo transformar el hartazgo ante la violencia en energías de paz. Y de no violencia.

Proponer un cambio cultural y educativo de comportamientos y de nuevas formas de relacionarnos, así como de resolver de modo diferente los conflictos y las confrontaciones que se den en este comienzo de siglo. Casi nada.

Posibles iniciativas a desarrollar :

Pronunciamiento institucional de renuncia a la guerra. Podría ser pedagógico que Diputación, Juntas Generales, Ayuntamientos, Parlamento vasco juntas o por separado, realizaran un pronunciamiento de este estilo.
. En febrero de 1873, la República española renuncia a la guerra en la primera resolución legislativa emanada de su Asamblea Nacional.
. En el artículo 6 de la Constitución redactada por la Republica de 1873, se lee que “España renuncia a la guerra como instrumento de política nacional”.
. En agosto de 1931, en el proyecto del Estatut de Núria aprobado en referéndum catalán, se decía: “Prohibimos y condenamos en nuestra Constitución las guerras”.

Desarrollar con Baiona la figura de René Cassin, principal redactor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cassin, nacido en Baiona, fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 1968. Existe un liceo en Baiona con su nombre, con 1.500 alumnas y alumnos. También un liceo francés en Oslo lleva su nombre. Formalizar algún tipo de hermanamiento.

Formalizar protocolos con las universidades UPV, Mondragón… que incluyan programas, actividades, master, intercambios, seminarios, congresos, publicaciones… relacionados con los derechos humanos, la no violencia y la cultura de la convivencia y el diálogo. Crear una comisión mixta.

Poner en marcha talleres de escucha mutua entre sensibilidades políticas diferentes, entre víctimas de índole diversa… para romper el desconocimiento del sufrimiento ajeno.

Abrir el Jardín de la Memoria a todos los sufrimientos. Que verdaderamente sea un ESPACIO COMÚN donde podamos recordar y homenajear a todos nuestros seres queridos muertos de forma violenta. Voluntad política.

Unidad didáctica sobre el concepto “ecopacifista” dirigido a la juventud, uniendo la necesaria defensa del medio ambiente y la paz. Protocolo con los centros de Enseñanza Media.

2. Posibles acciones a desarrollar :

Ciclo de expresiones artísticas y culturales antibelicistas: conciertos, cineforums, feria de publicaciones… Se le puede invitar a la mítica Joan Baez (68 años) para recordar Vietnam, y a expresiones artísticas de los países del Golfo, de la ex Yugoslavia, de Irlanda, de Chechenia, de Irak, de Sahara…

Confeccionar una publicación de ejemplos de no violencia históricos y presentes que hayan tenido lugar en Donostialdea (a modo del libro “500 ejemplos de no violencia. Otra forma de contar la historia”, de Bidea Helburu, que recoge desde la negativa del teniente coronel carlista Joaquín Julián Alzáa a bombardear la población civil de Donostia desde Oriamendi, al círculo de sillas que dos veces al mes se realiza actualmente en el Bulevar a favor de abrir caminos a la paz). Para ello, se pediría a todos los centros de enseñanza (de todos los ciclos), euskaltegis, asociaciones de jubiladas y jubilados, asociaciones de todo tipo… que escribieran tres acontecimientos, gestos, actos, decisiones… de interés social que hayan sido construidos de forma no violenta y que merezcan ser recogidos en esa publicación. Asimismo, se pediría a historiadores, investigadores, analistas, sociólogos… que paralelamente aportaran otros tres ejemplos cada cual. Un equipo haría posteriormente la selección.

Necesitamos confeccionar un mapa del sufrimiento y de vulneración de derechos humanos en Donostia.

Reflejar en un documental la variedad de sufrimientos existentes y la forma en que se intenta superarlos. A comienzos de diciembre se estrenó en ETB-2 el documental “Mujeres en construcción”, de Begoña Atín y Maite Ibáñez. La película refleja el proceso de reconstrucción personal de diferentes mujeres que han sido víctimas de atentados terroristas. Estas mujeres consiguen la empatía de quien las ve y oye, y de que nos identifiquemos con su dolor. Pero hasta el final no se dice quiénes son los autores de los respectivos atentados, autores que son de diverso signo. Con ello no se busca la identificación por la proximidad o no con quien lo ha perpetrado sino por el hecho de la injusticia como tal. Algo similar se podría hacer en Donostia en este proceso.
Los datos que extraigo de Demagun, a partir de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo, del Informe “Las otras víctimas de la violencia de motivación política” y de la Asociación de Víctimas del Genocidio de Donostia, en los últimos años de nuestra historia (más de 500 víctimas en Donostia en los 80 años que van entre 1936 y 2016) tenemos: 385 personas civiles fusiladas tras la entrada de las fuerzas golpistas en Donostia; otras 17 murieron por los bombardeos fascistas durante el mes y medio de asedio; 46.000 personas exiliadas, de ellas 21 murieron en los campos nazis de Mathausen y Dachau. De 1968 en adelante: 2 personas desaparecidas aún, 96 muertos por las distintas fracciones de ETA, 4 por los CCAA, 5 por esclarecer autoría, 4 por atentados parapoliciales, 1 por el grupo ultra Bastión, 1 violada y muerta por el BVE, 1 inspector por tiroteo cruzado entre cuerpos policiales, 3 civiles en controles de carretera de la Guardia Civil, 7 por tiros policiales en manifestaciones o huelgas, 1 bajo custodia policial en comisaría, 1 suicidado por depresión tras torturas, 1 por violencia machista, centenares de personas heridas de uno y otro signo, varias palizas por motivación sexual, 9 secuestros de las ramas de ETA y un número indeterminado de autor desconocido… Además existen otros sufrimientos de otra índole que necesitarán ser abordados en un futuro: 2 familiares por la dispersión camino a las cárceles, 2 muertos en las cárceles, 16 en emboscada o enfrentamiento armado, 3 militantes armados por su propia bomba y 1 más del GAL por su respectivo artefacto…

Encuentro para confeccionar los puntos negros de la vulneración de derechos de las personas sin papeles, por el racismo, por la xenofobia, por agresiones de índole sexual.

Realizar un mapa de Donostia de estatuas, calles, monumentos que ensalzan el belicismo y / o cuentan la historia de manera sesgada y parcial.)

El joven Alejandro conquistó la India.
¿El sólo?
César venció a los galos.
¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?
Felipe II lloró al hundirse
su flota. ¿No lloró nadie más?

Preguntas de un obrero ante un libro
B. Brecht

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Post Navigation